La voz de la Serpiente, el «golpe» tan satisfactorio del Hacha de Leviatán, el sonido de la voz de la Paternidad (BOY!) … esta es la historia del sonido detrás de God of War, uno de los juegos más galardonados de los últimos tiempos.